Renovables, la solución para una minería sostenible: según Acciona

“Renovables, la solución para una minería sostenible”

La revista de abril del 2012 de Acciona incluía la visión de la empresa sobre las energías renovables en la minería en Chile y Australia.

Las minas se tratan de grandes explotaciones que necesitan un abastecimiento permanente de energía y que deben obtenerla a precios competitivos, tratando paralelamente de reducir sus emisiones en un contexto de crecimiento de la producción propia. Hay situaciones muy distintas a escala planetaria, pero con un nexo común: a corto, medio o largo plazo, según los casos, el sector minero deberá consumir más energía limpia.

Un ejemplo paradigmático de la relación entre minería y renovables es Chile, donde las empresas mineras, fundamentalmente del cobre, representan un tercio de la energía eléctrica consumida en el conjunto del país y hasta un 80% en las regiones en que disponen de mayor implantación. Son compañías muy relevantes en términos de negocio y en un sector en el que la demanda mundial crece sistemáticamente por encima de la oferta, lo que genera alzas recurrentes del precio del mineral exportado.

La necesidad de nuevas instalaciones mineras para cubrir la demanda incrementará el consumo energético del sector minero en Chile -se prevé que un 52% en el periodo comprendido entre 2008 y 2020-. La disyuntiva es cómo cubrir esa creciente demanda de forma eficiente y rentable sin incrementar las emisiones de CO2 asociadas, que pueden penalizar al país y al propio sector minero en el concierto internacional. Es aquí donde las energías renovables empiezan a cobrar una mayor dimensión. Unas energías cada vez más eficientes, con costes decrecientes, y que pueden llegar a competir con los precios del suministro energético convencional -muy elevados en Chile por las peculiaridades de su mix energético- basado recientemente en el carbón y el fuel tras frustrarse la opción de apostar por un gas a bajo precio procedente de Argentina.

La situación en Australia -otro país clave en el sector minero mundial- es distinta. Allí no existe una problemática de abastecimiento energético. Más bien, hay que sentar las bases para aumentar la presencia de las energías renovables en un país en el que más del 90% de su producción eléctrica se genera por combustibles fósiles. Y a cuyos datos contribuyen sin duda las empresas mineras, que suponen un 9% de la demanda energética de Australia.

 

Chile, Minería con problemas de abastecimiento energético y elevados precios

 

En los primeros años de la década pasada, Chile tuvo que modificar bruscamente su matriz energética tras conocerse que los suministros de gas de la vecina Argentina -que iban a cubrir una gran parte de su demanda, a bajo precio- no llegarían en modo alguno a la cantidad prevista. El país optó por el carbón, construyó centrales de producción

n 2010, la generación por carbón en los principales sistemas energéticos del país -el Sistema Interconectado del Norte Grande (SING) y el Sistema Interconectado Central (SIC)- supuso un 30% de la demanda; el gas, un 20%, y el petróleo, un 12%. Por su parte, la producción hidroeléctrica alcanzó un 35%, y otras renovables, un 3%. En total, un 62% de la demanda cubierta por combustibles fósiles, porcentaje que en el caso de las regiones abastecidas por el SING -al norte de Chile, donde se concentra gran parte de la minería del cobre- alcanza el 97%, por la casi inexistente producción hidroeléctrica.

A consecuencia de ello, se ha encarecido el precio de la energía y se han incrementado las emisiones. Una situación que aconseja la adopción de medidas con visión a medio y largo plazo.

 

Las renovables como alternativa

Las empresas mineras están construyendo nuevas centrales de producción eléctrica a partir del carbón: suponen un 62% de la potencia solicitada para nuevas instalaciones en los próximos años. La esperanza, desde una perspectiva medioambiental, reside en que el 38% restante corresponde a proyectos renovables. Una parte de esas iniciativas se llevan a cabo por algunas empresas mineras que han puesto en marcha parques eólicos para reducir sus emisiones, y que han iniciado una política de mejora en la eficiencia energética de sus procesos. Pero las inmensas posibilidades del país en el aprovechamiento del recurso solar -los índices de radiación en el norte de Chile, donde se concentra buena parte de la minería del cobre, son de los más elevados del planeta- abre nuevas alternativas para garantizar el suministro energético al sector minero.

 

Mapa_chile_acciona

 

La tecnología termosolar con almacenamiento se encuentra entre las opciones renovables con mayor potencial de desarrollo en Chile y en otros países. En este tipo de instalaciones, un fluido -habitualmente, sales de nitrato con gran capacidad de absorción calorífica- se calienta a muy alta temperatura por efecto de la radiación solar y se acumula en un tanque de almacenamiento. Desde ahí, el fluido se lleva a un intercambiador en el que el agua se convierte en vapor y se transporta hasta una turbina conectada a un generador que producirá electricidad.

Este almacenamiento térmico permite la producción de electricidad en ausencia de radiación solar durante buen número de horas, elemento indispensable para garantizar el suministro eléctrico. Además, el precio estimado no está muy alejado del que actualmente pagan las empresas mineras de Chile por el kWh producido en centrales de carbón o gas que utilizan fuel como combustible.

 

 

 Australia, un caso diferente

http://www.acciona.es/salaprensa/afondo/2012/acciona-en-chile

En Australia, país con gran producción minera, la problemática de su suministro eléctrico es muy distinta a la de Chile. El precio de la electricidad es bajo y no hay riesgos de desabastecimiento. Sin embargo, existen desde hace años normativas que tratan de impulsar los desarrollos renovables para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en el país.

En Australia, la producción por carbón representa un 75% de la generación eléctrica, el gas un 15% y el petróleo un 1% adicional, lo que supone que más del 90% del sistema eléctrico se basa en combustibles fósiles. La huella de carbono del país es, por consiguiente, muy elevada y las autoridades australianas quieren que se reduzca de forma significativa, pero la producción renovable -fundamentalmente hidroeléctrica- supone hasta el momento solo el 8% de la demanda eléctrica del país.

 

La tasa sobre el carbono

Para avanzar hacia un modelo energético más descarbonizado, la Administración australiana ha fijado un objetivo de producción de electricidad renovable del 20% de la producción eléctrica en 2020 y ha generado mecanismos de apoyo como la compra-venta de créditos de energía verde o la implantación de una tasa sobre la emisión de carbono que está prevista que entre en vigor en julio del presente año. Esta última medida se prolongaría durante tres o cinco años, y vendría acompañada de la implantación de un sistema de comercio de emisiones similar al vigente en la Unión Europea.

Sin duda, la tasa sobre el carbono afectará a los costes de las empresas mineras -singularmente en lo que respecta al coste energético-, ya que muchas de ellas utilizan como combustible el fuel-oil o el gas en sistemas autónomos aislados de la red general.

La tendencia creciente del coste de los combustibles fósiles, incrementado por la tasación del carbono, se contrapone a una tendencia de signo opuesto en los costes de las tecnologías renovables, que van a alcanzar pronto -lo están logrando ya en determinados casos- niveles competitivos en comparación con las energías convencionales.

Australia_Acciona

Del mismo modo, el carácter modular de las energías renovables supone asimismo un factor de adecuación de la actividad minera, ya que permite dimensionar la potencia instalada a las necesidades de una determinada explotación en soluciones aisladas de red.

 

Alternativas renovables para la minería australiana

Las posibilidades tecnológicas para aportar soluciones energéticas limpias a la actividad minera en Australia son numerosas y se adaptan a las opciones de conexión a la red general y a la disponibilidad del recurso renovable existente en cada región: eólico en la zona meridional y solar en buena parte del territorio.

Junto a la generación eólica para sistemas conectados se barajan novedosas opciones para sistemas aislados como plantas solares termoeléctricas con almacenamiento en sales fundidas; soluciones con hibridación (asociadas) con plantas de generación por gas ya existentes -más de 5.000 MW ubicados en zonas con elevado recurso solar-, o posible combinación de instalaciones termosolares con plantas de gas de nueva generación obtenido a partir de vetas de carbón (“coal seam gas”) -con proyectos registrados que suman más de 2.500 MW-.

Son formas de integrar las soluciones tecnológicas renovables en la industria minera del país, de especial relevancia en los estados de Australia Occidental y Queensland, aunque también importante en Nueva Gales del Sur y Australia Meridional.

 

Comentario Final

Los dos casos anteriores tratados basan más de la mitad de la generación en el carbón térmico. El mercado internacional del carbón está cambiando debido al incremento de compra de China que dejó de ser exportador neto en 2010. Se espera que China pasará de consumir 3.000 millones de Toneladas de 2011 a 7.800 millones en 2030. Paralelamente India, Japón, Taiwan y Corea apuestan también por el carbón. E incluso el “Santuario de las Energías Renovables”, Alemania (Holanda y, en conjunto la UE), apuestan con un 25% del total de las exportaciones norteamericanas de este mineral energético. La hipocresía europea al poder … por un lado se clama por las energías limpias abandonando la energía nuclear … y por el otro se incrementa la compra de carbón para pagar una energía que ya comienza a ser más cara que las renovables del sur de Europa.

 

¿Hasta cuando la minería podrá soportar la subida prevista en el mercado de carbón térmico?

Ya ha empezado a no soportarlo en USA, país tradicionalmente de energía barata comienza a tener problemas, la exportación a China y la caída del coste de la energía solar y la eólica en el oeste del país hace más barata este tipo de generación renovable. Las reservas de hace 10 años se han convertido en recursos como muy bien indica la entrada realizada hace unos meses y que podrán encontrar en ¿200 años de reservas Señor Bush? NO, el Pico del Carbón llegó a USA!!

Print Friendly, PDF & Email

Comments are closed.